Presidente de Honduras en la OEA: “que ninguno de nuestros países llegue a situaciones límite”

0

El presidente de Honduras en su discurso ante el Consejo Permanente de la OEA (Foto: Juan Manuel Herrera/OAS)
El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) recibió este martes en una sesión protocolar al Presidente de la República de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, quien junto con hacer un reconocimiento a la labor que realizó la Organización hemisférica en los momentos de crisis política en su país, llamó a fortalecerla “con una visión pragmática” y a reconocer “su destacado rol como defensora y promotora de la democracia”.
En la sesión, que tuvo lugar en la sede de la OEA en Washington, DC, el Presidente Lobo afirmó que “la OEA es el punto de encuentro de nuestras semejanzas y de nuestras diferencias”, y “el foro de debate, disidencia y concertación entre la familia de las Américas”. Se refirió a la Carta Democrática Interamericana y a la discusión que se adelanta en el seno de la Organización con ocasión de su décimo aniversario y resaltó el “papel protagónico” que este instrumento debe jugar en la vida democrática del continente. Alentó, además, a cambiar la visión de la Carta y a reflexionar que, más que un instrumento punitivo de transgresiones, la Carta debe ser fortalecida en su enfoque preventivo.
“Los costos políticos, económicos y morales que pueden derivarse de la aplicación de sanciones contenidas en la Carta no pueden ser considerados como logros de la Organización, sino como algo que debemos evitar por medio de tareas de prevención, de fortalecimiento y defensa de nuestras democracias”, afirmó el Presidente de Honduras, quien abogó además por un nuevo propósito: “que ninguno de nuestros países llegue a situaciones limite”, señalando que esto puede alcanzarse mediante un esfuerzo permanente para prevenir y anticipar las causas mismas de los problemas que afectan al orden democrático.
El Presidente Lobo explicó que, a su juicio, es el Secretario General quien debe tener las facultades necesarias para lograr esos objetivos. “Estamos convencidos que con respaldo político y la habilidad diplomática necesaria, se podrán encontrar los mecanismos que permitan diagnosticar las medidas de fortalecimiento, prevención y consolidación para prevenir esos desafíos”, añadió.
En su discurso, el Presidente Lobo hizo un reconocimiento al Sistema Interamericano de Derechos Humanos al afirmar que “las instituciones que lo conforman y sus procedimientos han evolucionado notoriamente y son un activo continental que es preciso proteger, promover y fortalecer”. Explicó que su identificación con la defensa de los derechos humanos “es un compromiso personal e indeclinable”, y que la creación de la Secretaría de Justicia y Derechos humanos durante su Gobierno es un reflejo del mismo.
Ante el pleno del Consejo Permanente, el mandatario hondureño destacó la labor de acompañamiento que la OEA prestó a la Comisión de la Verdad y Reconciliación que investigó los hechos del 28 de junio de 2009, y anunció que las conclusiones del informe presentado por dicha Comisión serán consideradas con la mayor seriedad y llevadas a la práctica para que los hechos no vuelvan a repetirse y para que “los hondureños cerremos definitivamente este triste capitulo de nuestra historia”.
Finalmente, el Presidente Lobo aludió a los retos en el campo de seguridad pública a los que se enfrentan varios países de la región, especialmente en Centroamérica, y reconoció el “respaldo efectivo” que la OEA brinda en esa materia.
Al dar la bienvenida al Presidente Lobo, el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, resaltó la “invaluable” labor que el gobernante ha realizado desde que asumió su cargo. “Llegó en un momento crítico de la historia hondureña, caracterizado por los niveles elevados de polarización y desconfianza”, anotó, y agregó que a pesar de ello, el Presidente del país centroamericano “se ha mantenido firme en su propósito, consciente del inequívoco compromiso que asumió con la democracia y con el pueblo hondureño, más allá de presiones coyunturales y sectoriales”.
El máximo representante de la Organización hemisférica también aludió a la voluntad de diálogo y búsqueda de consensos que han estado presentes a lo largo de la administración del Presidente hondureño, quien, explicó, “ha podido resolver conflictos relacionados con la tierra y con la educación, alcanzando visiones compartidas para el desarrollo y promoviendo reformas esenciales para el fortalecimiento de la institucionalidad y el Estado de derecho y el fomento de la participación ciudadana”.
El Secretario General Insulza aprovechó la oportunidad para expresar el apoyo de la Organización al cumplimiento de las recomendaciones contenidas en el informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. “Las medidas que emanan de esas recomendaciones serán determinantes para garantizar mayores niveles de gobernabilidad, emprendimiento e inclusión social”, afirmó
El representante de la entidad continental concluyó su discurso aludiendo al compromiso de la OEA de apoyar a sus Estados Miembros en todos sus esfuerzos democráticos. “La situación que se vivió en Honduras y en la propia OEA, a raíz del golpe de Estado en ese país, ha servido para consolidar nuestro compromiso con la democracia, para fortalecer la reflexión de cómo mejorar la aplicación de nuestros instrumentos interamericanos y, en especial, ha marcado nuestro debate sobre la Carta Democrática Interamericana en su décimo aniversario”, concluyó.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí