SEGIB y CERLALC convocan a la región iberoamericana a asumir el reto de la brecha digital en el mundo del libro

0

Cerca de 30 representantes de organismos regionales de integración y de organizaciones empresariales del sector editorial, junto con miembros del cuerpo diplomático acreditado en Madrid y representantes del sector del libro, se reunieron en la sede de la SEGIB el 4 de octubre, convocados por la Secretaría General Iberoamericana y por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe CERLALC, para abordar los temas relacionados con los impactos de las nuevas tecnologías de información y comunicación en el mundo de la lectura y del libro.
“Creo que debatir sobre estos particulares nos ayudará a tener mayor claridad de cómo nuestra región en su conjunto está actuando frente a los nuevos retos que impone la agenda cultural del siglo XXI”, señaló el Secretario General Iberoamericano, Enrique V. Iglesias, al abrir las deliberaciones. Al rememorar la situación del libro y la lectura en la región en los años sesenta, mostró cómo, ante la crudeza de las cifras, la región reaccionó y se suscitaron importantes cambios. Afirmó, asimismo, que el CERLALC nace hace cuarenta años “para construir respuestas y enfrentar los nuevos tiempos”.
Un manifiesto del libro electrónico
Fernando Zapata López, Director del CERLALC, después de recibir un cálido reconocimiento de la SEGIB con motivo de la celebración de los 40 años de su creación en 1971, planteó las líneas fundamentales de los que considera son los temas prioritarios que debe abordar la región en el próximo futuro, para garantizar una inserción exitosa en los nuevos ámbitos. En primer lugar, manifestó que los temas relacionados con las TICs y su impacto en el mundo del libro y de la lectura tienen que ser abordados por la región con una voluntad similar a la que se ha manifestado frente a asuntos prioritarios para el desarrollo como la educación y la salud, con estrategias como las Metas del Milenio. Puso de presente, además, que ante problemas comunes, en la región deben propiciarse la reflexión y la búsqueda común de soluciones.
“La región, dada su amplia diversidad y riqueza en cuanto a las expresiones culturales y artísticas, su estructura demográfica, el potencial de sus raíces culturales y sus lenguas dominantes, y sus nuevos niveles de desarrollo tiene un papel singular en el mercado futuro de bienes y servicios culturales, tanto desde la oferta como desde la demanda”, señaló Zapata. Los territorios del español y del portugués serán decisivos en el futuro, tanto desde el lado de la creación de contenidos como desde la demanda por los mismos.
Una inserción adecuada de América Latina en los nuevos escenarios pasa por:
Fortalecer la producción y circulación de los contenidos editoriales regionales y la creación de plataformas propias que garanticen su presencia, visibilidad y sostenibilidad en la Red global. Armonizar las posibilidades de incorporación de tecnologías, con la capacidad de acceso (conectividad, banda ancha, tarifas de bienes y servicios y dispositivos).
Identificación de demandas de modernización del sistema educativo para responder a las nuevas circunstancias (infraestructura, currículo y formación de agentes).
Fortalecer las políticas nacionales del libro y la lectura, en particular en el actual período de transición, buscando cerrar las brechas existentes en el campo del libro tradicional. El afianzamiento del arreglo institucional alrededor de la lectura y el libro cobra una importancia singular.
Un esfuerzo sistemático por identificar y agrupar la oferta regional, con procesos estandarizados y catálogos de la misma.
El fortalecimiento de la protección de la propiedad intelectual y la actualización de las normas del derecho de autor en el entorno digital.
Apoyar la reconversión gradual de las actividades económicas relacionadas con la producción y circulación de contenidos editoriales: editores, agentes literarios, distribuidoras y librerías, así como promoción del emprendimiento empresarial en la producción, distribución y circulación de contenidos culturales.
Zapata reiteró que incorporar estos asuntos a las agendas públicas y privadas es el paso siguiente. Atraer la voluntad política y comprometer los esfuerzos regionales a conseguir metas concretas hacia el mediano plazo es la mejor forma de asumir integralmente el reto de garantizar un desarrollo acompasado de la región en el ámbito de la profundización de las TICs en el mundo de la lectura, el libro y las bibliotecas. En ese contexto, hay que saber aprovechar los espacios políticos y técnicos de la multilateralidad, a través de los cuales, como anotó el Secretario General Iberoamericano, Enrique V. Iglesias, “escuchamos y entendemos nuestro entorno regional; facilitamos los diálogos institucionales; y le tomamos el pulso a la región, en lo político, lo económico y social, y lo cultural”.
Fuente: SEGIB

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí