Icndiario.com | Domingo, 26 de Febrero de 2017 | Contactar con ICNDiario
Iberoamérica Central de Noticias

Una ex guerrillera uruguaya, diputada en España quiso darle lecciones de solidaridad a Rajoy

Viajó a España a visitar a su nieto y se acercó a militar con los radicales independentistas de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y en poco tiempo los soberanistas la colocaron en el cuarto lugar en la lista de diputados de la formación de izquierdas y salió electa sin que muchos la conocieran, obteniendo un escaño en el Congreso de los Diputados

Ana Surra, la diputada uruguaya de Esquerra Republicana de Cataluña (Foto ERC)

El caso curioso de una abuela uruguaya y ex guerrillera tupamara- Ana Surra- que se fue hace 12 años a visitar a su nieto a Barcelona y allí se quedó; recibió todos los beneficios de la nacionalidad española y desde esa condición ahora lucha para separar a Cataluña de España.

Se acercó a militar con los radicales independentistas de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y en poco tiempo los soberanistas la colocaron en el cuarto lugar en la lista de diputados de la formación de izquierdas y salió electa sin que muchos la conocieran, obteniendo un escaño en el Congreso de los Diputados de España.

Todo esto parecería una falta de agradecimiento al país que le dio cobijo y le otorgó la nacionalidad. En otros medios cuenta que fue una exiliada política en épocas de la dictadura militar, que vivió en Chile y en París; regresó a Uruguay y finalmente optó por irse a España.

Pero eso no es todo, Ana Surra, fue juez de baloncesto y se sabe que ocupó un cargo en el Consulado de Uruguay en Barcelona y sobre esto surgen interrogantes ya que personas que realizaron gestiones allí, critican sus conocimientos de los trámites.

Mientras trabajaba en esa representación consular, Surra hacía política partidaría desde la ERC para independizar a Cataluña, cobrando un sueldo del Estado uruguayo.

En Montevideo portal una lectora que se identifica como ADE1, comenta: “Además de jueza de basketball esta señora trabajó o trabaja en el Consulado Uruguayo en Barcelona, y se hace la experta y no sabe un carajo. Viví varios años en Barcelona y cuando mi hijo nació allá y quise viajar para acá me dijo que un “papel” que me hacía el Consulado alcanzaba y estuve con mi marido y nuestro bebé de 9 meses varados en el Aeropuerto de Ezeiza esperando que el gobierno uruguayo validara ese maldito papel. Espero que sea mejor diputada que asesora del Consulado”.

También hay otro comentario que aparece en el portal “dolcacatalunya” por el lector BCE que señala una contradicción de Surra: “De verdad que me gustaría saber las razones de esta señora, originaria de Uruguay. Se enorgullece de que su país se independizó de España, y …¿viene á vivir a España?. Tampoco sabe hablar catalán, no lo entiendo y como ella muchas más…”.

El periódico El Español, reseña que Surra dejó su país en el 73, tras el golpe de estado de José María Bordaberry. Su actividad como guerrillera desembocó en su adhesión al aparato militar del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros. Protagonizó acciones armadas, como el robo de coches, entre otras acciones.

Este jueves en el Congreso de los Diputados, la parlamentaria de 65 años, trató de darle lecciones a Mariano Rajoy señalando la nula voluntad de España para acoger refugiados y reivindicó el ofrecimiento que se está haciendo desde Cataluña para dar respuesta ‘al drama humanitario en que se ha acabado convirtiendo una crisis que se pudo manejar’. Surra está convencida de que la ciudad de Barcelona será un clamor, este sábado, en la manifestación convocada bajo el lema Queremos Acoger! en defensa de los refugiados. ‘Somos solidarios, tenemos memoria histórica y un país que quiere dar acogida’, aseguró y la pregunta queda latente: ¿Qué memoria histórica de lo ocurrido en España puede tener Surra si apenas tiene 12 años viviendo allí?.

Surra dijo que desde Cataluña ‘nos hemos cansado de proponer que nos dejen acoger y hemos ofrecido plazas desde el Gobierno de la Generalitat y desde los municipios, pero ustedes siguen sin dar respuesta a la voluntad de nuestra sociedad’, le dijo la ex guerrillera a Mariano Rajoy.

Surra le pone límites a la llegada de refugiados

Contradictoriamente Surra le pone límites a la llegada de refugiados a los que dice querer ayudar.

“En una República catalana, todos los extranjeros que estuviésemos allí empadronados en el momento de la proclamación, tendríamos los papeles desde el minuto cero”. Pero inexplicablemente respecto a los refugiados que llegasen después, no es partidaria de la apertura total de fronteras: “En nuestro nuevo país (Cataluña) tendría que haber una ley de control migratorio”, asegura.



Última Hora