Europa espera mientras en USA soplan vientos de subida de tipos

0

Por: Aurelio García del Barrio, Director del Global MBA con especialización en Finanzas de IEB.-
Todo apunta a que Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, mantendrá los tipos de interés y su política expansiva este jueves, unos días antes de que al otro lado del Atlántico la máxima responsable de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Janet Yellen, vuelva a subirlos. La divergencia entre ambos bancos centrales es más evidente que nunca, y pese a que en Europa la inflación ya ha alcanzado el objetivo del BCE al subir en febrero al 2% y, los datos macroeconómicos son buenos, Draghi está más pendiente ahora de las incertidumbres políticas que del nivel de los precios, cuyo repunte por encima de las expectativas debido sobre todo a la energía es coyuntural.
La tasa de inflación se situó en el 2% en febrero tras el 1,8% de enero, pero la inflación subyacente es estable en el 0,9%. Esto significa que la energía es el principal impulsor de la mayor tasa de inflación.
En la reunión del pasado 19 de enero, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo BCE decidió un mantener sus condiciones de política monetaria inalteradas, mantuvo el tipo director en 0,0%, y el tipo de depósito -0,40%. A su vez, mantuvo el nivel del programa de compra de activos en 80.000 millones de euros al mes hasta marzo de 2017 y en 60.000 millones de euros desde abril de 2017 hasta final de año o hasta que el BCE lo considere necesario.
La situación de los mercados financieros sigue mejorando impulsada por la mejora del sector manufacturero en China y EE.UU., la estabilización del precio del petróleo por encima de 50 dólares y una macro claramente positiva.
La recuperación económica en la UE se consolida en gran medida gracias a la inversión y al consumo privado. Estas variables están a su vez soportadas por unos costes de financiación bajos y un mercado laboral que sigue mostrando signos de mejora.
El crecimiento y la inflación de la región son todavía débiles. La recuperación avanza y, poco a poco, los países abandonan la crisis financiera. EEUU ha llevado a cabo dos subidas de tipos ya, pero a la zona euro le queda un largo camino aún.
El BCE probablemente no subirá los tipos de interés hasta bien entrado 2018, o incluso 2019; que la inflación de la eurozona llegue al objetivo del 2% es una necesidad antes de subir los tipos de interés porque, de lo contrario, la deuda sería impagable y correríamos el riesgo de entrar en recesión.
Son varias las incertidumbre políticas en el horizonte de Europa, se acercan las elecciones en Holanda, Francia y Alemania (solo estos tres países representan el 40% de la economía de Europa) y el avance de los partidos populistas, de ultraderecha y euroescépticos tiene en vilo a toda la región. Reino Unido va a activar el Brexit, más que probablemente este mes, y lo quiere hacer de la manera dura, y la situación de Grecia todavía no está clara, ya que si bien está haciendo los deberes en materia fiscal, todavía le queda camino en tema de pensiones; además su estimación de superávit primario (fundamental para pagar la deuda) para el 2018 no convence a alguno de los acreedores.
Holanda celebra elecciones el 15 de marzo y el partido PVV de extrema derecha va por delante en las encuestas. Las elecciones presidenciales de Francia se realizarán en primera vuelta el 23 de abril, y aunque los últimos sondeos situaban a Macron por encima Le Pen, los resultados son muy ajustados. Y finalmente, el 24 de septiembre, Alemania afronta unos comicios muy reñidos entre Ángela Merkel y Alternativa para Alemania (AfD).
Por el contrario, parece seguro que la Fed subirá tipos en USA el próximo 15 de Marzo. La subida de tipos de la ‘Fed’ será la tercera en una década, y confirma que la de Estados Unidos es la única gran economía industrializada que ha dejado atrás la crisis que empezó en 2007. Pero no soluciona la extraña bipolaridad de los mercados financieros de ese país, donde las bolsas suben y suben anticipando un mayor crecimiento, pero los tipos de interés de la deuda bajan, lo que indica que los operadores no creen que el PIB se vaya a acelerar y, por tanto, que vaya a haber un verdadero endurecimiento del precio del dinero.
La razón es el buen desempeño económico en Estados Unidos: el desempleo se encuentra en el 4,8 %, en niveles cercanos al pleno empleo, y la inflación, que se había mantenido muy lejos del objetivo del 2 %, superó por primera vez el 2,1 % anual en 2016 (impulsado por la vivienda +3%, la medicina +4,1%, el transporte +2,5%, y la enseñanza +2,7%).
El 15 de marzo, los tipos, que están en una horquilla de entre el 0,50% 0,75% (con un valor medio del 0,66%,), pasarán a situarse entre el 0,75% y el 1%. Este será la primera subida de 2017, donde, más que probablemente, veamos otras dos antes de fin de año.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí