Icndiario.com | Lunes, 25 de Setiembre de 2017 | Contactar con ICNDiario
Iberoamérica Central de Noticias

Informe: Crecen los pedidos de asilo de venezolanos que huyen de la crisis de su país

Los principales países de destino para los solicitantes de asilo venezolanos este año han sido Estados Unidos (18.300), Brasil (12.960), Perú (4.453), España (4.300), México (1.044), Argentina (11.735) y Uruguay (2.072). Aruba, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Curazao, Ecuador y Trinidad y Tobago, también han recibido solicitudes de asilo de los venezolanos en 2017

La oficina de ACNUR, el organismo de las Naciones Unidas para los Refugiados, revela que a medida que continúa la crisis en Venezuela, el número de solicitudes de asilo de ciudadanos de ese país ha aumentado. El año pasado, había unos 27.000 solicitantes de asilo venezolanos en todo el mundo. Hasta ahora, en 2017, casi 50.000 han solicitado asilo.

Los principales países de destino para los solicitantes de asilo venezolanos este año han sido Estados Unidos (18.300), Brasil (12.960), Perú (4.453), España (4.300), México (1.044), Argentina (11.735) y Uruguay (2.072). Aruba, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Curazao, Ecuador y Trinidad y Tobago, también han recibido solicitudes de asilo de los venezolanos en 2017.

Las cifras anteriores representan sólo una fracción del número total de venezolanos que pueden necesitar protección internacional, ya que muchos no se registran como solicitantes de asilo, a pesar de que muchos han indicado que huyeron debido a la violencia y la inseguridad, así como Una incapacidad para satisfacer las necesidades diarias de subsistencia.

Gracias a una larga tradición de solidaridad en América Latina, los ciudadanos venezolanos de los países vecinos pueden beneficiarse de diversas formas de residencia temporal en esos países. Sin embargo, debido a los obstáculos burocráticos, los largos períodos de espera y las altas tarifas de solicitud, muchos venezolanos optan por permanecer en situación irregular en lugar de usar asilo o procedimientos migratorios para regularizar su estancia.

Se estima que entre los 300.000 venezolanos en Colombia, 40.000 en Trinidad y Tobago y 30.000 en Brasil, muchos pueden estar en esta situación. El ACNUR, el Organismo de las Naciones Unidas para los Refugiados, está trabajando con las autoridades de estos países para intensificar el registro y la elaboración de perfiles, reforzar las capacidades de recepción y proporcionar asistencia humanitaria básica a los solicitantes de asilo con necesidades específicas. Frente a las grandes llegadas, los tres países han iniciado planes de respuesta. Las autoridades colombianas y brasileñas están coordinando sus respuestas y discutiendo enfoques armonizados.

Algunos de los principales desafíos planteados por la gran afluencia de venezolanos en países vecinos incluyen la protección internacional y las consideraciones de seguridad física, la falta de documentación, la violencia sexual y de género, la explotación y el abuso y la falta de acceso a los derechos y servicios básicos. En ciertas áreas, grupos armados y bandas criminales están explotando a los venezolanos recién llegados ya la población local.

El ACNUR también está preocupado porque los grupos indígenas que viven a lo largo de las fronteras de Venezuela con Brasil y Colombia están siendo cada vez más afectados por la situación y han huido de sus territorios de origen. Se requiere una atención particular a los derechos de estas comunidades, así como una protección diferenciada y específica y una respuesta humanitaria.

Considerando la evolución de la situación en Venezuela, se proyecta que la gente seguirá abandonando el país. El ACNUR está intensificando su respuesta en consecuencia. En Colombia, el ACNUR ha llevado a cabo entrevistas a las llegadas venezolanas para establecer necesidades de protección y está fortaleciendo su presencia en las zonas fronterizas y su capacidad para proporcionar asistencia humanitaria básica a los solicitantes de asilo venezolanos con necesidades específicas.

En Brasil, el ACNUR, a través de un socio nacional, está proporcionando fondos para cubrir algunas actividades llevadas a cabo por organizaciones de la sociedad civil en Boa Vista, Pacaraima y Manaos. La Policía Federal, con el apoyo del ACNUR, ha desplegado personal adicional en el estado de Roraima para ayudar con el registro de solicitudes de asilo. En Trinidad y Tabago, el ACNUR está ayudando al gobierno a asumir progresivamente la responsabilidad del registro, la expedición de documentación y la determinación de la condición de refugiado.

ACNUR reitera su llamamiento a los Estados para que protejan los derechos de los venezolanos, en particular el derecho a solicitar asilo ya tener acceso a procedimientos de asilo justos y eficaces. El acceso efectivo a la protección requiere la adopción de medidas para facilitar la documentación, el acceso a los servicios básicos y las opciones de subsistencia. Al mismo tiempo, los venezolanos que no desean solicitar asilo o que han rechazado sus solicitudes de asilo deben ser ayudados a regularizar su situación por medios alternativos. No debería haber regresos involuntarios a Venezuela.



Última Hora