El día que el Che Guevara desconcertó a parte de la izquierda uruguaya con su discurso

1

Carátula del disco con el discurso del Che en Montevideo (Ed. AYUÏ-tacuabé)
A 50 años de la muerte del Che Guevara, los medios de comunicación de todo el mundo, han recordado la figura del revolucionario argentino. Algunos ensalzando la vida del combatiente y otros criticando sus acciones a lo largo del tiempo.
Desde estas páginas vamos a recordar la visita del Che a Uruguay en los primeros días del mes de agosto de 1961 para participar de la reunión del Consejo Interamericano Económico y Social, CIES, organismo dependiente de la OEA y que se desarrolló en Punta del Este.
El Che llegaba en representación del gobierno revolucionario de Cuba. Las reuniones se realizaron en el hotel-casino Nogaró de Punta del Este.
El 8 de agosto pronunció su discurso ante el Consejo reunido entre los que figuraban representantes de los Estados Unidos.
El domingo 13 de agosto, el Che, fue recibido por el presidente del Consejo Nacional de Gobierno, Eduardo Víctor Haedo en su residencia puntaesteña, La Azotea, donde se le agasajó con un asado.
Haedo, presidente del gobierno colegiado y miembro del Partido Nacional, invitó a Guevara con un mate, la tradicional infusión uruguaya y la fotografía de ese instante sería conocida internacionalmente, y provocaría el famoso “Desagravio al mate”, con la intervención de Benito Nardone.
El 17 de agosto de 1961, el revolucionario daría una conferencia en Montevideo, en el Paraninfo de la Universidad, acompañado por el entonces senador chileno, Salvador Allende.
El Che reconoce la democracia que imperaba en Uruguay
En una parte de su discurso en la Universidad, Guevara reconoció las libertades y la democracia que imperaba en Uruguay:
Y nosotros -les podrá parecer extraño que hablemos así, pero es cierto-, nosotros iniciamos el camino de la lucha armada, un camino muy triste, muy doloroso, que sembró de muertos todo el territorio nacional, cuando no se pudo hacer otra cosa. Tengo las pretensiones personales de decir que conozco a América y que cada uno de sus países, en alguna forma, lo he visitado, y puedo asegurarles que en nuestra América, en las condiciones actuales, no se da un país donde como en el Uruguay, se permitan las manifestaciones de ideas.
Se tendrá una manera de pensar u otra, y es lógico: y yo sé que los miembros del gobierno de Uruguay no están de acuerdo con nuestras ideas. Sin embargo, nos permiten la expresión de estas ideas aquí, en la Universidad y en el territorio del país que está bajo el gobierno uruguayo. De tal forma que eso es algo que no se logra ni mucho menos, en los países de América.
Ustedes tienen algo que hay que cuidar, que es, precisamente, la posibilidad de expresar sus ideas; la posibilidad de avanzar por cauces democráticos hasta donde se pueda ir; la posibilidad, en fin, de ir creando esas condiciones que todos esperamos algún día se logren en América, para que podamos ser todos hermanos, para que no haya la explotación del hombre sin fin, ni siga la explotación del hombre por el hombre, ya que no en todos los casos sucederá lo mismo, sin derramar sangre, sin que se produzca nada de lo que se produjo en Cuba, que es que cuando se empieza el primer disparo, nunca se sabe cuándo será el último. Porque no hubo un último disparo el último día de la Revolución; hubo que seguir disparando. Nos dispararon, tuvimos que ser duros, tuvimos que castigar con la muerte a mucha gente; nos volvieron a atacar, nos han vuelto a atacar una vez más y nos seguirán atacando,
expresó el Che Guevara.
A varios integrantes de la izquierda uruguaya, que esperaban que atacara a un gobierno (el de Uruguay) que no era afín a sus intereses, no les gustó esa parte del discurso del guerrillero y manifestaron su desacuerdo con las expresiones del Che Guevara que si lo reconoció en forma pública, es porque estaba bien informado y conocía sobradamente las condiciones democráticas de un Consejo de Gobierno, integrado en mayoría por el Partido Nacional y que permitía la libertad de expresión. Una libertad de expresión que en Cuba no existía y que hasta el día de hoy no existe.

1 Comentario

  1. Es muy bueno recordarle a las nuevas generaciones este discurso del Che en Montevideo, donde reconoce los valores democráticos de un gobierno encabezado por el Partido Nacional, en contraste de lo que ocurría en Cuba.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí