El lamentable paseo de Pedro Sánchez por América Latina

4
Pedro Sánchez en su visita a Colombia (Foto Presidencia)

El presidente sin votos del Gobierno español, Pedro Sánchez, en su visita a varios países latinoamericanos, dejó muy en claro que tiene un doble discurso y que lo que dijo ayer, hoy puede ser borrado, imitando al desprestigiado expresidente Rodríguez Zapatero en sus acciones.

Obsecuente al máximo con la dictadura de Maduro, protagonizó sendos papelones en Chile y en Colombia. Mientras el mandatario chileno, Sebastián Piñera pedía democracia para Venezuela, el español se arrodillaba ante el chavismo y no hacía referencia a la brutal violación de los derechos humanos en el país caribeño y al hambre del pueblo y solo se limitaba a decir que la solución a la crisis debe hacerse desde el  “diálogo entre venezolanos”, un diálogo que ya se intentó varias veces y que fracasó por las mentiras del régimen, apoyado por su par socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

A Sánchez no le conmueven los millones de venezolanos que huyen de la brutal dictadura, ni los que mueren por falta de comida y medicamentos y vergonzosamente asegura que España no intervendrá porque su decisión personal es de “no injerencia”.

El señor Sánchez no resiste un archivo. En diciembre de 2017, enviaba a la presidente del PSOE, Cristina Narbona,  a interferir en la elecciones presidenciales de Chile, para apoyar al candidato socialista Alejandro Guillier, quien finalmente perdió ante Sebastián Piñera. La injerencia en Chile estaba justificada para Sánchez.

Con total impunidad, el portal del PSOE anunciaba la injerencia en las elecciones chilenas:

El PSOE reconoce en su portal que intervendrá en las elecciones de Chile

LEA: ¿Intromisión del PSOE en las elecciones de Chile?

Desde luego que ese cambio en su discurso, se debe a que para gobernar y sacar adelante leyes en el Congreso español, deba postrarse ante los partidos independentistas que sostienen su frágil gobierno y de la formación ultrachavista Podemos, de Pablo Iglesias, defensor al máximo de la brutalidad de Nicolás Maduro.

Un  artículo de opinión de Orlando Avendaño con el título “Un amigo de Maduro en La Moncloa” y que merece leerse, señala entre otros conceptos: “El presidente de España anda de gira por la región y en cada país que se detuvo el Airbus de la Fuerza Aérea solo confirmó que entre los malpensados había sensatez. Pedro Sánchez confirmó las fantasías de los de los malos augurios. Sus diferencias con Duque y Piñera, la candidez ante el tirano chavista y los amoríos con el aymara de Bolivia, lo presentan como un socialista trasnochado, delfín del peligroso Zapatero y secuaz de los grandes enemigos de la democracia”. 

El doble discurso del okupa de La Moncloa, que tiempo atrás en plena campaña electoral en España, aseguraba que nunca pactaría con partidos populistas como Podemos y en un entrevista de TV, Sánchez aseguraba que “populismo es la Venezuela de Chavez”, en referencia a “la pobreza, las cartillas de racionamiento, la falta de democracia y, sobre todo, la desigualdad” del país americano.

Hoy Pedro Sánchez pacta acuerdos con Podemos y se niega a condenar la barbarie del régimen de Maduro e insiste con un diálogo inútil en Venezuela con un gobierno que no respeta ningún acuerdo con la oposición.

Si España tenía un drama con la obsecuencia de Zapatero a la dictadura chavista, ahora tiene dos, en la nueva versión corregida y aumentada de Pedro Sánchez.

 

4 Comentarios

  1. Es una completa falsedad que Pedro Sánchez dijera alguna vez que no pactaría con Podemos, eso simplemente se lo ha inventado. Y por supuesto el PSOE siempre apoyará a los candidatos de izquierdas en los distintos países, solo mentalidades antidemocrtáticas considerar que eso sea una “injerencia” Y en Venezuela está a favor del dialogo, nunca con los golpistas.

  2. Pedro Sánchez está obsesionado con el poder. Su ambición es enfermiza y se va a cargar a España como ya lo hizo Zapatero en su momento, cuando se fue en forma anticipada dejando más de cinco millones de parados. Los españoles no debemos olvidarnos de esto.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí