Nuevo presidente de Cuba en la ONU: ‘Somos la continuidad, no la ruptura’

0
Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente del Consejo de Estado y Ministros de la República de Cuba, se dirige a la Asamblea General de las Naciones Unidas en su septuagésimo tercer período de sesiones (Foto UN)

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, manifestó ante la Asamblea General la línea continuista de su Gobierno, una situación que no debería “ilusionar a los adversarios de la Revolución”.

“Somos la continuidad, no la ruptura. Cuba ha proseguido dando pasos para perfeccionar su modelo de desarrollo económico y social, con el objetivo de construir una nación soberana, independiente, socialista, democrática, prospera y sostenible. Ese es el camino que escogimos libremente”, afirmó Díaz-Canel sin anunciar si habrán elecciones libres y democráticas en la isla, con participación de todas las ideas políticas.

Dentro de los márgenes de esta continuidad, explicó que se encuentran en un proceso de reforma constitucional, cuyo último paso será su aprobación vía referendo, y en el que se no prevén cambios en los “objetivos estratégicos” y que reafirmará el “carácter irrevocable” del socialismo.

Sobre la democracia

El ejercicio del multilateralismo para ir hacia un mundo multipolar
Asimismo, abogó por la práctica del multilateralismo y el pleno respeto a los principios y normas del derecho internacional que nos conduzca a un mundo “multipolar, democrático y equitativo” con el objetivo de alcanzar una convivencia pacífica y garantizar la paz y seguridad internacionales.

En este sentido rechazó la militarización del espacio ultraterrestre y del ciberespacio para atacar a otros Estados y denunció el uso de las amenazas, el unilateralismo, las presiones y sanciones del gobierno estadounidense, junto a “un uso abusivo” del derecho a veto en el Consejo de Seguridad.

Si bien en Cuba no existe la democracia, Díaz-Canel en relación con el órgano de seguridad pidió una reforma que sirva para democratizar su composición y métodos de trabajo.

En un contexto regional, rechazó las sanciones contra Venezuela que “buscan dañarla económicamente”, los intentos de desestabilizar al gobierno nicaragüense y el encarcelamiento “con fines políticos” del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

En el ámbito internacional mostró su apoyo a “una solución amplia, justa y duradera” para el conflicto entre israelíes y palestinos, en base a la creación de dos Estados; una solución negociada en Siria “sin injerencia externa”; el cumplimiento del Acuerdo Nuclear con Irán; y el proceso de diálogo entre los dos coreas.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí