Alejandro Lafluf: ‘Uruguay está expulsando a los jóvenes que quieren estudiar y trabajar; los deja sin futuro’

0
634
Alejandro Lafluf durante una de sus conferencias - Foto ICN Diario

Entrevista con Alejandro Lafluf, abogado, docente, escritor y Máster en Políticas Públicas. Creador del Movimiento Unidos y candidato a diputado por Montevideo por el Partido Nacional de Uruguay (Alianza Nacional).

Profesor; la intención de esta entrevista es conversar con usted acerca de la situación de la Juventud uruguaya. La pregunta ha adquirido últimamente un matiz preocupante ya no solo por la dimensión educativa y laboral de la cuestión, sino también porque los jóvenes uruguayos se están yendo del país o manifiestan querer irse. ¿Cuál es su opinión?

  • Si, la situación es preocupante. Y lo es porque el diagnóstico es serio. Tenemos un problema de migración. No se trata de datos normales. El saldo migratorio es negativo y eso es lo que indica la gravedad del problema. La última encuesta de Latinobarómetro nos dice que la cantidad de uruguayos que tienen intenciones de irse del país es mayor a la que había en 2002. No es un dato menor. Voy a poner un ejemplo de la Economía: si suben algunos precios no pasa nada pero si hay una suba generalizada de precios entonces aparece la inflación y tenemos un problema económico grave. Lo mismo pasa con la emigración. Si uno de cada cuatro jóvenes uruguayos según el INJU está dispuesto a emigrar. Si dos de cada tres universitarios está dispuesto a irse. Si en los últimos cinco años se fueron 40 000 uruguayos para no volver entonces tenemos un problema serio.
  • ¿A qué atribuye semejante escenario?

El país tiene que generar un ambiente para los jóvenes. A los jóvenes hay que exigirles educación, disciplina, trabajo pero el Gobierno luego tiene que asegurarles las condiciones para que puedan desplegar esas facultades y concretar sus sueños. De lo contrario perdemos todos. En materia universitaria por ejemplo nos estamos pegando un tiro en el pie. Hacemos un esfuerzo enorme como sociedad para garantizarles a nuestros jóvenes una educación universitaria gratuita y luego perdemos los recursos humanos necesarios para el  crecimiento y el desarrollo del país. El desempleo calificado es un problema en el Uruguay pero somos nosotros mismos los que estamos expulsando en silencio a las personas más calificadas. Por eso los abordajes integrales en materia de políticas públicas son imprescindibles. Estamos exportando licenciados y especialistas técnicos que otros países están aprovechando sin haber invertido nada en su formación. Eso es hacerse trampas al solitario.

  • ¿Quiénes son los responsables de esta situación?

Los jóvenes quieren estudiar y trabajar. Y el país está expulsando a los primeros y condenando a los segundos. En ambos casos los deja sin futuro. No podemos seguir así. El desempleo en los jóvenes alcanza al 25%. La responsabilidad de la emigración no es de los emigrantes. Si a los uruguayos que se van les aseguraran que en nuestra tierra van a poder conseguir un empleo bien remunerado, un costo de vida que no sea prohibitivo, condiciones de vivienda, comida, transporte y seguridad digna para ellos y sus familia, se quedarían sin dudarlo. Y lo mismo con los jóvenes emprendedores o con mentalidad empresarial. Si les garantizamos un Estado dinámico que no los recargue con impuestos y que no se los trate como déspotas miserables por pretender tener un negocio rentable y productivo también se quedarían sin dudarlo.

  • ¿Cuál es el papel del sector privado y del sector público con relación a todo esto?

Hemos exacerbado los ánimos contra lo privado de una manera insostenible. El Estado no puede hacerse cargo de todo el empleo en una economía. Es necesario un sector privado dinámico que genere empleo. Hay jóvenes que no quieren trabajar en el Estado, que sueñan con otra cosa. Sin embargo se encuentran muchas veces con un Gobierno que los obstaculiza, con un Estado que los asfixia, con una prédica sindical que los mira con recelo y desconfianza o que los trata directamente como explotadores; entonces es lógico que un joven emprendedor – si tiene todo en contra: el gobierno, la inseguridad, el Estado, la prédica sindical que lo condena – se quiera ir a probar suerte a otro lado. Tenemos que cambiar esto. Tenemos que abandonar, de una vez por todas, la lógica del amo y el esclavo.

  • ¿A qué se refiere? ¿Qué supone esa Lógica?

La lógica del Amo y el Esclavo pertenece a Marx. Para Marx el sistema capitalista es un sistema esclavista. Los burgueses son los amos y los proletarios los esclavos. Marx no quería amos buenos o esclavos dignos por eso pedía la revolución porque quería acabar con este sistema esclavista. Ahora bien, este pensamiento podía tener sentido en el Siglo XIX cuando los niños trabajaban en las minas de Inglaterra. Pero pasaron 150 años y hemos avanzado muchísimo en Derecho laboral, en derecho tributario, en políticas sociales, en esquemas de seguridad social. Tenemos que trascender esta forma de pensar y de sentir. Los empresarios no son amos y los trabajadores no son esclavos. Los empresarios se preocupan por los trabajadores, por su familia, por su empresa, saben perfectamente todo lo que está en juego. Tienen que lidiar con los impuestos, con los proveedores, con los clientes, con la productividad, con los bancos. Hacen un esfuerzo enorme. El dueño de una carnicería o de una ferretería no es un déspota empecinado con la ganancia. Tenemos que terminar con esa prédica. Si tratamos como esclavos a los trabajadores además los privamos de la dignidad de lo que hacen y si Ud. priva a una persona de la dignidad de lo que hace la deja sin nada.

  • ¿Cómo podemos trascender esta lógica?

Siendo justos y realistas. Las tensiones y los problemas entre empresarios y trabajadores van a existir siempre pero no podemos seguir abordando esos problemas desde una óptica tan radical y en el fondo injusta para todas las partes involucradas. Tenemos que avanzar hacia un paradigma distinto que ponga énfasis en la cooperación, en la articulación de los diferentes intereses en juego, en el empleo digno y productivo, en el apoyo decidido a los jóvenes que quieren convertirse en emprendedores porque de ellos depende el empleo en el futuro.  Tenemos que cimentar otra relación entre el Capital y el Trabajo. Si no lo hacemos vamos a seguir viendo cómo los jóvenes que quieren trabajar y crecer se siguen yendo.

  • ¿Cómo se puede revertir la emigración de nuestros jóvenes?

Con medidas concretas que apunten a la Educación y al Empleo. Nuestro Movimiento ha diseñado dos propuestas al respecto: la primera se denomina Revolución de Sentido y apunta a la Educación, la segunda apunta a crear un Fondo Nacional de Juventud y apunta al empleo.

  • ¿Qué significa una Revolución de Sentido?

La Revolución de Sentido descansa sobre la idea de que el Hombre no solo tiene raíces sino también alas. Por lo tanto, la Libertad no solo es económica sino existencial. El Sentido da respuesta a la cuestión existencial y por eso es tan poderoso. El Sentido no se identifica con el placer, ni con el consumo, ni con el poder, ni con la necesidad, ni siquiera con el interés. El Sentido es propósito, es finalidad. Es lo que nuestros muchachos quieren ser, con lo que sueñan ser. El Sentido es la verdad de cada uno. Esa verdad no se inventa, se descubre. No se concede, se conquista. La pobreza es material pero también es un estado espiritual. La pobreza es económica pero la salida de la pobreza no es económica. Si lo fuera la corregiríamos con ingreso. Por eso siempre vemos que apenas mengua el ingreso del Estado la persona vuelve al mismo estado de pobreza. No se trata de abandonar la estrategia de ingreso sino de trascender las estrategias exclusivamente basadas en el ingreso. La salida definitiva de la pobreza no tiene que ver con el ingreso sino con  las destrezas espirituales para conseguirlo. El Sentido procura la caña y consigue el pescado. El Sentido tiende a su propia realización y si encuentra la oportunidad es porque sabe dónde buscarla. Por eso es tan importante convertirlo en una política de Estado.

  • ¿Convertir al Sentido en una Política de Estado? ¿Cómo?

Integrándolo al Sistema Educativo. El Sistema Educativo tiene actualmente dos pilares: Conocimiento y Valores. Es necesario convertir al Sentido en el tercer pilar del Sistema. El Sentido potencia el Conocimiento y da respuesta a la Crisis de Valores. El Sentido potencia el conocimiento porque desde los griegos sabemos que no aprendemos cuando repetimos o memorizamos sino cuando nos emocionamos. Y no hay nada que emocione más a una persona que tener claro lo que quiere ser en la Vida. Una Educación basada en el Sentido permite identificar y canalizar esas emociones. Si el conocimiento depende de la emoción entonces un Sistema educativo en condiciones de gestionar correctamente las emociones es un Sistema útil, digno y poderoso. El Sentido no compite con la Educación. El conocimiento es invaluable. El conocimiento abre un mundo de posibilidades al alumno. El Sentido no viene a restarle posibilidades al conocimiento sino a sumarle posibilidades al alumno.

  • ¿Por qué afirma que el Sentido da respuesta a la Crisis de Valores?

Un Estado que acompaña, potencia y ayuda a una persona a conquistar su Sentido es un Estado útil sobre todo para aquellos jóvenes que provienen de contextos familiares desfavorecidos, vulnerables o críticos (violencia doméstica) y que por tanto no han contado con la debida contención y protección. Si un joven tiene familia y contención afectiva seguramente tendrá Sentido. Pero si un joven no tiene familia ni contención afectiva entonces ayudémoslo con su Sentido – la ética y las consecuencias económicas vendrán por añadidura –. No sigamos pretendiendo que ayudamos a ese muchacho(a) desde el Estado ofreciéndole valores porque no es así (sobre todo en un sistema incapaz de proporcionar un trato personalizado). El Sentido no solo colocará una semilla en el espíritu de nuestros jóvenes –  que dará sus frutos –  sino que lo hará a tiempo. Si no ayudamos a nuestros muchachos a procurar ese Sentido entonces abandonarán el Sistema educativo y se irán sin nada: sin conocimiento, sin valores, sin sentido y sin futuro. Si no hacemos algo (ahora) el dolor de esos muchachos forjará un espíritu prácticamente irreversible y entonces será demasiado tarde…para todos.

  • ¿Qué es el Fondo Nacional de Juventud?

Si la Revolución de Sentido apunta a la Educación y pone énfasis en lo espiritual. La creación de un Fondo Nacional de Juventud apunta al empleo y pone énfasis en lo material. Me explico: La baja tasa de ahorro del continente determina que nuestros hijos al alcanzar la mayoría de edad no cuenten muchas veces con una ayuda inicial que les permita acceder a una vivienda, formar una familia, continuar con sus estudios o emprender un negocio. La idea es garantizar un bono estatal para cada ciudadano que alcance la mayoría de edad y haya culminado el bachillerato.

  • ¿Cómo funciona el Sistema?

El beneficio es universal y se otorga a todos los nacidos a partir del 1º de Enero de 2020. La Dirección Nacional de Identificación Civil informará al Banco Republica de las cédulas que se registren, a partir de esa fecha, correspondientes a los nacimientos de cada año. Con ese número se creará una cuenta individual donde se depositará una suma inicial (mil dólares). Con el total de los depósitos se creará un Fideicomiso (Fondo) que será administrado por el Banco República. El Fondo será prácticamente auto-suficiente porque durante dieciocho años solo acumula capital y lo invierte para aumentar la rentabilidad del dinero depositado. Al culminar el decimoctavo año el Fondo transferirá el dinero exclusivamente a favor de los nacidos en el año 2020 que hayan culminado el bachillerato y así sucesivamente. En nuestro país, por ejemplo, nacen cincuenta mil personas por año, por tanto el Fondo al cabo de 18 años administrará una suma de 900 millones de dólares – incrementada por la rentabilidad de las inversiones realizadas -. El Fondo contribuirá al mejor desarrollo personal de nuestros jóvenes. La universalidad del beneficio implica que luego que comiencen los desembolsos los jóvenes contarán con una ayuda mínima inicial para emprender sus proyectos, ayuda que será incrementada si ese joven se asocia con otro que también cuente con el beneficio (hermano, amigo o pareja). El Sistema generará una sinergia positiva en diversos ámbitos (estudio, familia, vivienda, empresa, realización personal). El Fondo (individual o incrementado por asociación vincular) desincentiva la deserción del sistema educativo, está en línea con una política de seguridad pública y promueve la realización personal de nuestros jóvenes al garantizarles un respaldo económico inicial.

  • Muchas Gracias.

Gracias a Uds y a todos los que quieran profundizar en las propuestas de nuestro Movimiento los invito a visitar nuestra página movimientounidos.com donde podrán encontrar de una forma más ordenada nuestra visión del país así como las propuestas de campaña que nos proponemos llevar adelante. Muchas gracias.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí