El ciberacoso es un problema en crecimiento que afecta 1 de cada 10 niños en el mundo

0
157
Ciberacoso de niños en el mundo. Foto UNICEF.

La violencia en línea y el acoso digital representan un gran peligro para los niños y jóvenes que tienen acceso a internet a nivel mundial y es necesario tomar medidas, advirtió el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) esta semana.

Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, un 94% de los jóvenes entre 15 y 24 años en países desarrollados están conectados a internet, un porcentaje que se queda en el 65% en los países en desarrollo. Se trata de unas cifras muy por encima del ritmo de uso de internet entre la población general, que solo llega a un 50%.

El ciberacoso es una experiencia cada vez más común para estos usuarios y a propósito UNICEF hizo una encuesta que recibió repuestas de más de 1 millón de niños y jóvenes de más de 160 países con ideas para acabar con este tipo de violencia.

“Hemos escuchado a niños y jóvenes de todo el mundo y lo que dicen es claro: internet se ha convertido en un sitio sin bondad“, dijo la directora ejecutiva del Fondo, Henrietta Fore.

Internet se ha convertido en un elemento esencial de la vida de los jóvenes, independientemente del nivel de ingresos. El acoso digital abarca la intimidación por mensajes instantáneos, publicaciones, correos electrónicos, SMS o creando un sitio web que se burla de alguien a través de imágenes; también se refiere a ser tratado de forma hiriente o desagradable a través de los teléfonos móviles o en línea; así como a la apropiación y publicación de fotografías inapropiadas o poco favorecedoras.

Según datos de un reciente informe de UNESCO, el acoso digital es un problema en crecimiento que afecta hasta a 1 de cada 10 niños. Datos de siete países en Europa demostraron que la proporción de jóvenes entre 11 y 16 años que experimentaron este tipo de acoso creció en casi el doble entre 2010 y 2014.

Además, las niñas son más propensas que los niños a sufrirlo, especialmente a través de fotografías.

Las consecuencias en los niños

El ciberacoso puede causar un daño profundo, ya que puede llegar rápidamente a una amplia audiencia, y puede permanecer accesible en línea indefinidamente, virtualmente “siguiendo” a sus víctimas de por vida a través del internet.

El acoso escolar y cibernético se alimentan mutuamente, y forman un círculo de comportamiento dañino.

Además, asegura UNICEF, las víctimas de este tipo de acoso tienen más probabilidades de consumir alcohol y drogas y faltar a la escuela que otros estudiantes. También es más probable que reciban bajas calificaciones y experimenten baja autoestima y problemas de salud.

En situaciones extremas, el ciberacoso ha llevado al suicidio.

En honor al 30 aniversario de la adopción de la Convención sobre los Derechos del Niño, UNICEF también solicitó una renovada urgencia y cooperación para poner los derechos de los niños a la vanguardia de los esfuerzos digitales. Para ello, el Fondo se encuentra implementando programas para aprovechar el internet como instrumento de educación.

“Es hora de que los gobiernos, las familias, el mundo académico y el sector privado coloquen a los niños y jóvenes en el centro de las políticas digitales. Al protegerlos de lo peor que internet tiene para ofrecer y al expandir el acceso a lo mejor, podemos llevar la balanza hacia lo positivo”, concluyó la directora del Fondo.

Las recomendaciones para los niños y jóvenes

UNICEF recomienda a los niños y jóvenes algunas medidas para frenar el acoso cibernético:

  • Ser amable en línea y apoyar a los compañeros mediante el envío de mensajes positivos, como una carita feliz.
  • Comprobar la seguridad de sus cuentas y si las contraseñas son los suficientemente fuertes.
  • No propagar rumores ni historias ni fotos ni historias hirientes o embarazosas. Lo que puede parecer una broma inofensiva para una persona, puede ser profundamente dañino para otras personas.
  • Antes de aceptar una persona como amigo en una red social, asegurarse que se le conoce y no es una cuenta falsa.
  • Pensar bien lo que se comparte en las redes sociales y controlar quién ve la información. No compartir datos personales o de localización.
  • Reportar si existe algo en las redes sociales que es ofensivo. Todas estas plataformas tienen herramientas para hacerlo.
  • Al sentir miedo o acoso, reportarlo a un adulto de confianza.
  • Correr la voz sobre las campañas del Día del Internet Seguro para generar más conciencia.

Fuente: UNICEF

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí