miércoles, junio 26, 2019
Inicio Sociedad El peligro de los préstamos ‘gota a gota’: colombiano detenido en Uruguay...

El peligro de los préstamos ‘gota a gota’: colombiano detenido en Uruguay por violencia

Un prestamista colombiano fue formalizado por la justicia penal de Uruguay, luego de comprobarse que mediante amenazas y presiones constantes, pretendió recuperar dinero prestado a una pequeña comerciante, utilizando la modalidad conocida en su país como “gota a gota”

1
Foto archivo ICN Diario

El sistema de préstamos “gota a gota”, implementado por prestamistas colombianos en Uruguay, ha generado ya hechos de violencia entre los extranjeros y quienes caen en las redes al pedir un préstamo en la condiciones que imponen estos colombianos.

Según informa el diario El Telégrafo de Paysandú, un ciudadano colombiano fue formalizado por la justicia penal luego de comprobarse que mediante amenazas y presiones constantes, pretendió recuperar dinero prestado a una pequeña comerciante, utilizando la modalidad conocida en su país como “gota a gota”, por lo que se le impuso una medida cautelar de no acercamiento y comunicación por 90 días.

El 11 de febrero pasado, una mujer denunció en la Comisaría 3ª que, debido a la crítica situación económica en que se encontraba, se contactó con un prestamista de origen colombiano que residía en la ciudad y a quien conocía porque le había dejado en su casa una tarjeta donde le ofrecía préstamos de dinero sin garantía ni consulta de clearing.

El acuerdo era que la devolución sería en cuotas en forma diaria (de ahí el término gota a gota). Ella accedió y acordaron un préstamo de 10.000 pesos, en 24 cuotas de 500 pesos diarios pagaderos de lunes a sábado.

Según narra el rotativo sanducero, la solicitante del préstamo por problemas económicos que se agravaron, comenzó a atrasarse en el pago, alcanzando solo a abonar 12 cuotas ($ 6.000). A partir de allí comenzaron las presiones, transformándose en un calvario, con insultos y amenazas de todo tipo, hasta de muerte. La violencia psicológica creció, ya que el hombre fue a la casa de la mujer, donde entró sin autorización, rompió un objeto y tomó un televisor como forma de pago.

Acorralada por la situación, comenzó a entregar de a 50 o 200 pesos, pero a esto se le sumaban los altos intereses por el atraso.

Al intervenir la Fiscalía, ordenó la detención del sujeto, de iniciales O.L.T.O.. Llevado ante la jueza penal de 8º turno, dispuso la formalización del detenido por la presunta comisión de un delito de violencia privada. Atento al pedido fiscal de continuar la investigación, buscando aportar más elementos para llevar el caso a un juicio abreviado o en su caso a una suspensión condicional del proceso, se le impuso a O.L.T.O la obligación de fijar domicilio y no ausentarse sin conocimiento del tribunal, la obligación de informar a la sede en caso de retirarse por un plazo superior a cinco días hábiles, la prohibición de salir del país sin autorización previa del tribunal, la retención de sus documentos de viaje –entregados al juzgado penal por el plazo de 90 días–, la prohibición de comunicación, acercamiento y cualquier tipo de contacto con la víctima, así como su domicilio y lugares de trabajo en un radio no inferior a los 200 metros. Las medidas serán por el término de 90 días.

Ir a la noticia completa en El Telégrafo

Un prestamista colombiano del ‘gota a gota’ desaparecido en Uruguay

En agosto del año pasado la prensa uruguaya informaba que la Policía buscaba a Gustavo Adolfo García, un colombiano de 27 años que trabajaba como delivery y está desaparecido desde el 28 de agosto, informa El Observador.

El sistema consiste en prestarle a personas que no tienen acceso a otros tipos de crédito. Las personas van devolviendo el dinero día a día, en cantidades escasas pero con un alto interés.

La esposa de Garcia, Camila Beltrán, dijo que nadie se había comunicado con ella para darle pistas sobre el paradero del colombiano. En principio pensó que se trataba de un secuestro.

El prestamista desapareció en el barrio Sayago. Pocos días después hallaron su celular y la moto. Ese día tenía una agenda marcada para recorrer las zonas de Toledo, La Teja y Sayago en busca de unos diez clientes que le debían dinero. Los préstamos rondan entre 5.000 y 10.000 pesos.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí