Las esposas de Boudou y De Vido, detenidos por corrupción, piden la liberación y dicen que son ‘presos políticos’

0
Amado Boudou y Julio De Vido

Las esposas del ex vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, y del ex ministro de Planificación, Julio De Vido, ambos del kirchnerismo, que están cumpliendo sus detenciones en los penales de Ezeiza y Marcos Paz respectivamente, reclamaron la liberación de sus maridos durante la marcha por un nuevo aniversario del último golpe de Estado en Argentina, aduciendo que son “presos políticos”.

Más allá de las pruebas contundentes de corrupción presentadas por la Justicia en contra de los dos exfuncionarios, sus esposas, Mónica García de la Fuente y Alessandra Minnicelli participaron de la marcha con un cartel  donde se leía: “Con presos políticos no hay democracia”.

Boudou está en la cárcel por la condena a cinco años y 10 meses de prisión en el caso Ciccone. En agosto de 2018 el Tribunal Oral Federal 4 condenó al ex vicepresidente al encontrarlo culpable de los delitos de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública en la causa por la venta de la calcográfica ex Ciccone.

Julio de Vido, quien fuera el hombre de confianza de Néstor y Cristina Kirchner, está acusado de participar de una “maniobra defraudatoria llevada a cabo en el marco de la importación de gas natural licuado realizada durante los años 2008 a 2015 por el Ministerio de Planificación Federal”, dice la sentencia del juez Claudio Bonadio.

A su vez, en la investigación referente a los hechos de la mina de Río Turbio, De Vido es imputado por la malversación de fondos públicos para distintas obras  de Santa Cruz de cerca de $26.000 millones entre los años 2006 y 2016; también, se sabe que existió un desvío de $265 millones hacia otros fines no acordados.

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí