Juan Sartori reencarnado: Aparicio, Tortorelli o Isidoro Cañones

El mal humor de Paco Tilla

1
Juan Sartori acompañado por Alem García, cuando visitaba por primera vez la sede del Partido Nacional (Foto ICN Diario)

Ya nada me asombra…¡Qué grande sos Juan! Ahora la emoción me colma y las lágrimas pugnan por salir y no quiero parecer flojo, porque ahora  te conozco Juan Sartori, y ya se que no eres un frío empresario que solo sabe de números y de la cotización del dólar al día. No, tú eres un ser sensible y escribes aunque no conozcas que la frase del Quijote que recuerdas haber leído, no figura en ninguna parte de la inmortal obra de Cervantes, pero la “recordaste” en tu presentación en el Teatro Metro: “Ladran Sancho, señal que avanzamos” (sic). Que no hayas leído la obra cervantina no dice que no sepas de letras, porque en definitiva, de hacer “letras” sabes mucho.

No importa Juan que no sepas cual es el salario mínimo nacional y las cifras del desempleo; lo importante es que seas el candidato, después hay asesores que te lo dirán al oído para dejar malparados a ciertos periodistas impertinentes que te acosan con esas nimiedades.

Consigna El Observador y según lo que relata el empresario en su libro, el texto fue escrito por él mismo en los meses que lleva de campaña desde que en diciembre de 2018 anunció su precandidatura siendo un extraño sin experiencia política.

¡Maravilloso! Mientras recorres el Uruguay profundo que nunca conociste,  tienes tiempo para escribir y aprender sobre quienes son los caudillos de un partido que nunca pudiste votar, porque no tenías tiempo de viajar al país que hoy quieres presidir. El mundo de los negocios es así.

Dices  que algunos te encuentran similitudes con Aparicio Saravia y aquí la emoción es incontenible y las lágrimas ruedan por mis mejillas.

Entre las frases más llamativas que resalta la crónica se destaca la que dice “Alguno hasta dijo que soy la reencarnación de Aparicio Saravia, porque la sola idea de mi posible candidatura produjo el mismo revuelo que hace cien años cuando el caudillo tomó las riendas del partido y de la revolución federalista”. Modestia no te sobra Juancito…

Eso será un duro golpe para los detractores que te quieren comparar con Isidoro Cañones y a la Vero con Cachorra la amiga de aventuras.

Mañana tal vez algunos pensarán que eres la reencarnación de Tortorelli, aunque tu, aún, no prometiste poner una canilla con leche en cada esquina.

Dices que 500 mil jóvenes votarán por primera vez y tu también, aunque por otros motivos. Nunca hubo tiempo para venir a sufragar al paisito.

No importa Juan… Ya aprenderás y siempre estarán Mujica y Cánepa para que les consultes.

Un abrazo de mi parte Juan y también de las masas y felicitaciones por el libro.

Paco Tilla

 

 

 

1 Comentario

  1. Aaay, si Aparicio viviera y escuchara lo que esté personaje está haciendo con el Partido, alertaría que está intentando destruirlo.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí