Argentina debe pagar U$S 320 millones por expropiación de Aerolíneas que hizo Cristina Kirchner; en el caso intervino López Mena

López Mena expresó claramente que estaría en el negocio con la mayoría del paquete accionario, porque el gobierno kirchnerista lo había elegido. Es memorable su frase publicada en la revista Fortuna de Buenos Aires, en referencia a su presunta incorporación como socio a Aerolíneas Argentinas y al honor que le confería el matrimonio Kirchner: «Me eligieron porque nadie me puede objetar», dijo López Mena en la entrevista con el medio argentino

0
Cristina Kirchner y López Mena, dueño de Buquebús, también juntos en el caso Aerolíneas Argentinas (Foto Casa Rosada)

Argentina deberá pagar más de 320 millones de dólares. El litigio está relacionado con la expropiación de Aerolíneas Argentina, en 2008, por parte del gobierno de Cristina Kirchner a la multinacional de origen español Marsans.

El CIADI es el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones, con sede en Washington. “La solicitud de anulación de Argentina es rechazada”, afirmó en su fallo el organismo internacional este jueves.

La historia de un engaño

En mayo del 2008 el dueño de Buquebus, Juan Carlos López Mena, aseguraba a los medios de prensa del Río de la Plata, que entraba como socio mayoritario de Aerolíneas Argentinas, un hecho que se narra en el libro “El caso Aerolíneas Argentinas, la verdad oculta de un engaño” (ADAF, 2011) del periodista uruguayo Raúl Vallarino, un trabajo de investigación que luego de publicado en España, se exportó a la Argentina, pero que por disposición del gobierno kirchnerista estuvo retenido varios meses en la aduana de Buenos Aires, con la intención de que no se conociera lo que denunciaba el libro sobre la realidad de los hechos ocultos.

López Mena expresó claramente que estaría en el negocio con la mayoría del paquete accionario, porque el gobierno kirchnerista lo había elegido. Es memorable su frase publicada en la revista Fortuna de Buenos Aires, en referencia a su presunta incorporación como socio a Aerolíneas Argentinas y al honor que le confería el matrimonio Kirchner: «Me eligieron porque nadie me puede objetar», dijo López Mena en la entrevista con el medio argentino.

Pero nada de eso se llevaría a cabo. Todo era un plan bien delineado por el gobierno del kirchnerismo para traer de vuelta al Estado a Aerolíneas Argentinas, en el momento en que los españoles de Marsans empezaban a hacer rentable la empresa. había que ganar tiempo y aparentar ante el gobierno de España que se trataba de ayudar, aunque las intenciones de Néstor y Cristina Kirchner, era rapiñarle de cualquier manera la empresa aérea al grupo de España, porque ahora Aerolíneas Argentinas era rentable y daba ganancias.

Un reconocido empresario español, que llevaba ejerciendo su actividad comercial durante años en la Argentina, confesó en 2008 en una reunión en Buenos Aires con el entonces presidente del Gobierno de España Rodríguez Zapatero: “Hay muchos empresarios argentinos que nos venden sus empresas en quiebra y cuando estas ganan dinero, piden ayuda a su gobierno para robarnos la empresa”. Hacer negocios con el gobierno kirchnerista era el verdadero peligro.

La entonces presidente de Argentina, Cristina Kirchner, le anunciaba al ministro de Asuntos Exteriores español Miguel Ángel Moratinos, que ya tenían un elegido para Aerolíneas Argentinas: López Mena, según informaba Cotizalia desde España

También en mayo de 2008, los medios españoles se hacían eco de la noticia y anunciaban que el grupo español Marsans, tendría un socio mayoritario para conducir los destinos de Aerolíneas Argentinas. Cotizalia, la página espicializada del periódico El Confidencial, titulaba: «Argentina encuentra un empresario amigo para el asalto a Aerolíneas: Juan Carlos López Mena» y en el cuerpo del artículo expresaba:

El Gobierno argentino ha encontrado por fin un empresario amigo para su asalto a Aerolíneas Argentinas, controlada por el Grupo Marsans. Se trata del empresario uruguayo (sic) Juan Carlos López Mena, que comenzará a negociar esta semana con el grupo español su incorporación al capital de la aerolínea, donde el Estado argentino posee el 5% y donde quiere colocar otro 15% en manos amigas.

Según la web argentina Código Aéreo, el nombre de Juan Carlos López Mena habría sido acordado con las autoridades argentinas y con el ministro de Asuntos Exteriores español Miguel Ángel Moratinos en su reciente viaje a ese país y no habría recibido el veto de los accionistas mayoritarios del Grupo Marsans.

Juan Carlos López Mena, pese a no ser un empresario ‘pata negra’, tiene excelentes relaciones con el matrimonio Kirchner y con Julio de Vido, el ministro de Infraestructuras, que se han concretado en numerosas concesiones en Argentina e innumerables intercambios de favores con el poder político. De esta forma, los Kirchner intentarían repetir en Aerolíneas la jugada de asalto a YPF, con López Mena en el papel de Eskenazi.

Revista Fortuna – 10 de mayo de 2008 – Nro. 258

“La trama secreta de la entrada del gobierno en Aerolíneas”

Bajo ese título, el portal argentino La Política Online, en su edición del 4 de junio de 2008, informaba de algo que ya era un secreto a voces: “López Mena es apenas la cara visible, pero el próximo dueño de Aerolíneas es otra persona”. La frase contundente salió del despacho del secretario de Transporte Ricardo Jaime, y contiene la esencia de una de las “argentinizaciones” más polémicas y forzadas que emprendió el kirchnerismo.

Las palabras que ubican al empresario Juan Carlos López Mena, dueño de Buquebus y de muy buena sintonía con el oficialismo nacional, cobran aún más fuerza cuando se conoce además que el gobierno de los Kirchner ya manifestó que hará uso de la opción para hacerse con el 20 por ciento restante, justo cuando Aerolíneas Argentinas aparece en un momento crítico: paro de pilotos, vuelos retrasados y suspendidos y la empresa operadora, la española Marsans, envuelta en un embrollo que derivó hasta en contactos directos con el presidente de España, José Luís Rodríguez Zapatero.

Tras tres años de gestión de Marsans, la entonces privatizada Aerolíneas Argentinas, había mejorado de manera notable: en general no hay problemas de retrasos ni cancelaciones de vuelo. Renovó casi el 70 por ciento de la flota durante la era Marsans, trayendo un Jumbo 400 –el avión más grande del mundo después del 380-. Austral que, como siempre, siguió ese crecimiento a la sombra de Aerolíneas, pasando de tener una flota de 11 aviones a 22.

Ahí fue cuando el gobierno kirchnerista notó a las claras que Aerolíneas podía funcionar y la embestida fue inminente. “El gobierno intervino cuando vio que detrás de Aerolíneas había un lindo negocio”, explicó la fuente consultada.

“Así se armó una estrategia para empezar desvalorizar la aerolínea y que así se transformara en una compañía accesible al bolsillo de la ola argentinizadora de los Kirchner”, expuso un piloto de Austral en diálogo con La Política Online.

“Jaime se asoció, en su momento, con los mecánicos y los técnicos de vuelo y después con los pilotos de Aerolíneas, los más poderosos, para hundir el barco. Esto es, básicamente, el eje que explica todos los conflictos que se vieron en estos últimos dos años de Aerolíneas Argentinas”, contó el portavoz.

Cancelaciones de vuelos, manejos caprichosos de APLA y distintas denuncias han llevado a que la empresa, hoy, pierda dinero a un ritmo de 1,5 millones de dólares por día. “El objetivo es que la empresa cueste cero pesos”, explicó la fuente.

Por otro lado, dos senadores opositores al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner -Gerardo Morales y Alfredo Martínez-, en una columna de opinión del periódico argentino Clarín, bajo el título: “El Gobierno no ofrece los mejores antecedentes” (30/07/2008) se preguntaban en el artículo periodístico:

“¿De cuánto estamos hablando? ¿Cuánto es la deuda y quienes son los acreedores? ¿Cuánto es el activo de la empresa? Ha sido el propio Gobierno el que ha contribuido al vaciamiento de AA (la tarea de erosión comenzó con el apartamiento de Antonio Mata y siguió con presión a los demás socios en complicidad con algunos gremios) y ahora quiere imponer la certeza de que nadie mejor que el Estado para hacerse cargo del servicio y la fuente laboral.

La serie de imágenes de los medios de prensa argentinos muestran al elegido López Mena con los procesados kirchneristas Ricardo Jaime, Julio De Vido y Cristina Kirchner

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí