El exitismo de Juan Sartori

¿Cómo puede hablar de mejorar la economía de los trabajadores, si hasta hace pocos días Sartori no sabía cual era el salario mínimo nacional y desconocía el indice de desempleo en el país?. Ignorancia que lo llevó a protagonizar el ya famoso papelón en una entrevista televisiva

4
Juan Sartori, con la sonrisa no basta (Foto ICN Diario)

El exitismo, que es imaginar que va a suceder lo mejor, no es conveniente. Luchar por tratar de obtener lo que perseguimos sí, pero dar por hecho lo que no sucedió, no comparto esa mirada.
Marcelo Bielsa.-

Las frases exitistas anticipadas nunca son buenas y más cuando vienen de alguien que no ha demostrado nada de lo que asegura hará en el futuro, y este sería el caso de Juan Sartori, un principiante sin experiencia que habla de una nueva forma de hacer política pero que repite las antiguas fórmulas y promesas de antaño.

Sartori habla de crear empleo, de mejorar la situación de las clases pasivas, de cambiar el sistema educativo, entre otras promesas…¿Pero qué lo hace diferente si muchos prometen lo mismo?. Absolutamente nada. El precandidato dice que su movimiento “seguramente cambiará para siempre la manera de hacer política”, pero viendo sus propuestas no aparece nada nuevo bajo el sol.

Cuando da un discurso se ve la ausencia del carisma necesario de un líder y le faltaría tomar algunas clases para mejorar la oratoria porque no tiene matices en sus presentaciones públicas, todo es lineal y anodino y su sonrisa es solo el arma de batalla. No convence.

¿Cómo puede hablar de mejorar la economía de los trabajadores, si hasta hace pocos días Sartori no sabía cual era el salario mínimo nacional y desconocía el indice de desempleo en el país?. Ignorancia que lo llevó a protagonizar el ya famoso papelón en una entrevista televisiva.

Ahora en su exagerado exitismo, vaticina que definirá la interna del Partido Nacional, un colectivo del que jamás estuvo cerca y donde nunca militó; ni siquiera ayudó con su voto en pasadas elecciones.

Entonces uno se pregunta: ¿Cómo darle un voto de confianza a alguien que un día “decidió” entrar en política, pero en vez de consultarlo con alguien del Partido Nacional, acudió a pedirle consejo a uno de los principales enemigos de los nacionalistas; el Pepe Mujica.

¿Qué blanco de ley haría eso?.

Hoy habla como dueño de la situación y dice “Mi Partido Nacional”, sin haber hecho algo en el pasado que lo defina como militante o defensor de ese colectivo histórico.

¿Dónde estaba Sartori en anteriores elecciones que no tuvo tiempo de acercarse a Uruguay para apoyar, al menos con el voto, a “su” Partido Nacional.

Sus alianzas y negocios con otro enemigo del partido de Oribe, es significativo y no explica con claridad la relación con Diego Cánepa, su asesor que hoy trabaja en Londres.

Anunciar por anticipado que definirá la interna blanca, es como se dice en el refranero popular “contar con la piel del oso antes de cazarlo”. La soberbia es mala consejera.

Pero dice una cosa y hace otra. Sartori señala que quiere unir y que jamás hablará en contra de un compañero de partido y sin embargo critica en los actos a los que concurre, la posición de sus correligionarios y opina sobre el cruce entre Daniel Martínez y Lacalle Pou por el tema impuestos y cuestiona la posición de ambos. Un claro trabajo de demolición del Partido Nacional, eso me queda claro.

Creo, en lo personal, que Sartori no definirá la interna blanca y su movimiento es tan volátil como inconsistente y luego de las elecciones partidarias desaparecerá haciendo mutis por el foro, aunque el empresario asegure que continuará si pierde, pero sus negocios por el mundo se lo impedirán de la misma forma en que reconoció que por su trabajo jamás pudo ir a votar a Uruguay.

Su forma de actuar y de ser, no soportará el fracaso que se avecina. Un vuelo muy corto, para una aventura basada en llenar los espacios televisivos con la sonrisa de Sartori y eso no basta para hacer un presidenciable. Hacen falta ideas y el latiguillo “Si se puede”, utilizado ya por otros candidatos, no es justamente renovación, es un simple “copie y pegue”.

4 Comentarios

  1. Soy una uruguaya profesional, residente en Estados Unidos. Lo del ” exitismo” del Sr. Sartori es algo muy comun dentro del grupo de ejecutivos corporativos en esta parte del mundo y en otros paises grandes. El autor del articulo juzga al Sr. Sartori basado en parametros culturales uruguayos que consideran indeseables las caracteristicas exhibidas por el candidato: la sonrisa demasiado facil, exagerado optimismo, presentar ideas que no son nuevas, etc. Lamentablemente, el Sr. Sartori es el ejemplo perfecto de lo que hoy en dia se encuentra a nivel ejecutivo y aun dentro del populismo politico. No dudaria que el puede ganar las internas del PN, basado en marketing, dinero, promesas y un uso cientifico de datos y redes sociales. La falta de contenidos y reciclaje de mitos ya conocidos empacados como nuevas ideas es un problema del mundo actual hiperconectado y cada vez mas banalizado. El Sr Sartori y otros como el solo aprovechan esta coyuntura para su beneficio. Al fin y al cabo, mucho de lo que pasa en el mundo actual se se reduce a dos ideas: “salvense quien pueda” y maxima ganancia.

  2. Hay algo que no tengo claro y pido que alguien lo explique. La Alonso está con Sartori y tiene al pastor Dastugue, yerno del pastor Márquez como diputado. Como se explica que Dastugue y Márquez apoyen a Sartori que inició el negocio de la marihuana en Uruguay, cuando los pastores dicen luchar contra el flagelo de la marihuana.

  3. Como dice la nota es un trabajo de demolición del PN. ¿Se imaginan el partido en manos de este tipo? Yo no quiero eso para los blancos de ley.

Responder a Felipe el hermoso Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí