14 países de América Latina acuerdan hoja de ruta para facilitar la integración de migrantes venezolanos

“El éxodo continuo de venezolanos supera y desborda las capacidades y recursos de los gobiernos de la región. Esto implica un reto inmediato para los países” dijo Eduardo Stein representante especial conjunto de la Agencia de la ONU para los Refugiados

0
Venezolanos huyendo de la situación en el país llegan al puente internacional de Rumichaca, la principal vía de entrada en Ecuador a través de Colombia. (foto ONU).

La Organización Internacional para las Migraciones- OIM  y la Agencia de la ONU para los Refugiados- ACNUR destacaron la decisión adoptada por 14 países de América Latina y el Caribe para ayudar a la integración  de los millones de migrantes y refugiados procedentes de Venezuela, quienes se han visto obligados a huir del país producto de la crisis política, económica y social que vive el gobierno de Nicolás Maduro.

En esta línea se especificó  que la nueva hoja de ruta fue aprobada durante una reunión en Buenos Aires la semana pasada, en línea con el Plan de Acción de Quito, por lo que se espera generar acciones que contribuyan y fortalezcan la debida integración para gran parte de los 4 millones de venezolanos y venezolanas que se encuentran viviendo en el exterior, la gran mayoría en países de América del Sur y que ha traído como consecuencia  una de las mayores crisis de desplazamiento en el mundo en tiempos recientes.

“El éxodo continuo de venezolanos supera y desborda las capacidades y recursos de los gobiernos de la región. Esto implica un reto inmediato para los países”, dijo Eduardo Stein, representante especial conjunto de la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Ante esto  las autoridades prevén establecer acciones específicas relacionadas con la convalidación de títulos académicos, la lucha contra la trata de personas, y la cobertura de atención en salud,  entre otras.

De la misma forma  contempla la creación e implementación de una Tarjeta de Información sobre Movilidad Regional  y la formación  de un grupo de países e instituciones para colaborar en la mitigación del impacto de la crisis en la región, movilizando recursos que apoyen la ejecución del Plan de Acción de Quito y de la hoja de ruta.

“El Proceso de Quito representa un espacio clave para la comunicación y la coordinación entre los Estados. Hay muchas buenas prácticas en la región y los gobiernos se benefician de las oportunidades de intercambio, articulación y armonización. Por tal razón, es crucial seguir ampliando y fortaleciendo la participación de los países de la región en este proceso”, expresó.

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí