Martín García una isla ‘argentina’ rodeada de aguas uruguayas

0

Vista aérea del aeropuerto de la Isla Martín García(orientación S-N) Detrás se divisa la formación de la Isla de Timoteo Domínguez uniéndose a la isla (terreno de formación aluvional).
Vista aérea del aeropuerto de la Isla Martín García(orientación S-N) Detrás se divisa la formación de la Isla de Timoteo Domínguez uniéndose a la isla (terreno de formación aluvional).
Mientras Argentina anuncia en su portal del Estado que “Se cumplen 500 años del “descubrimiento” de la isla Martín García” y reivindica su soberanía, convendría recordar que muchos opinan que si las Malvinas son argentinas, con justa razón; Martín García es territorio uruguayo y debería ser devuelta a este país.
El propio portal del gobierno argentino señala: “Martín García es una isla del Río de la Plata bajo soberanía argentina rodeada de aguas uruguayas. Se encuentra a 37,5 kilómetros de distancia de la costa argentina y a 3,5 kilómetros de la uruguaya. Tiene una superficie de aproximadamente 168 hectáreas y una población estable de unos 120 habitantes. Constituye una reserva natural de uso múltiple, según el Tratado del Río de la Plata de 1973″.
En 1973 se firmó entre Argentina y Uruguay el Tratado del Río de la Plata, que establecía una línea imaginaria en el centro del Río de la Plata que sería compartida por ambos países, pero dejando asentado para siempre que la Isla Martín García pertenece a la República Argentina.
Fue firmado entre la República Argentina y la República Oriental del Uruguay el 19 de noviembre de 1973 por los Presidentes Juan Domingo Perón y Juan María Bordabherry.
ARTICULO 1: Determina la extensión del Río de la Plata:
“El Río de la Plata se extiende desde el paralelo de Punta Gorda hasta la línea recta imaginaria que une Punta del Este (República Oriental del Uruguay) con Punta Rosa del Cabo de San Antonio (República Argentina), de conformidad a lo dispuesto en el tratado de Limites del Río Uruguay del 7 de abril de 1961 y en la declaración Conjunta sobre el Limite Exterior del Río de la Plata del 30 de enero de 1961”.
ARTICULO 2: Tiene significación en la ubicación de la Isla:
“Se establece una franja de jurisdicción exclusiva adyacente a las costas de cada parte en el Río. Esta franja costera tiene una anchura de 7 millas Marinas entre colonia (R.O.Uruguay) con Punta Lara (R.Argentina) y desde esta última línea hasta el paralelo de Punta Gorda tiene una anchura de 2 millas marinas. Sin embargo sus Limites exteriores harán las inflexiones necesarias para que no sobrepasen los veriles de los canales en las aguas de uso común y para que queden incluidos los canales de acceso a los puertos”.
De esto se desprende que la Isla Martín García se encuentra situada en agua de uso común, ya que él limite de las dos millas de uso exclusivo (franja costera) del Uruguay entre la Isla Martín García y la parte continental uruguaya se corta en el Canal del Infierno por ser canal de acceso a puertos de aguas interiores en la República Argentina (San Pedro, Rosario, etc.).
Para muchos la isla debería ser devuelta a Uruguay
Más allá del Tratado con el muchos discrepan y desde distintos medios se señala que a cambio del reconocimiento de la soberanía argentina sobre la isla en cuestión, Argentina debió hacer concesiones territoriales en el río de la Plata y debió ceder la isla Juncal a Uruguay. La solución adoptada, si bien no conformó a ninguna de las partes, permitió llegar a una fórmula de mal menor, en el límite de lo aceptable para ambas naciones”.
Muchas opiniones van más allá con la controversia y expresan que si las Islas Malvinas son argentinas; Martín García es uruguaya y ambas, deben ser devueltas a sus legítimos dueños
La isla
Españoles y portugueses se disputaron la isla durante la época colonial por más de dos siglos. Era tan importante su posición estratégica que fuerzas militares se establecieron en ella desde mediados del Siglo XVIII.
Luego de la Revolución de Mayo de 1810 la isla fue ocupada por los realistas. En 1811 el Primer Triunvirato dio inicio a la tradición de la isla como lugar de reclusión. Allí eran llevados los soldados condenados que se negaban a cumplir órdenes de sus superiores.
Durante el Segundo Triunvirato, el ministro de Hacienda, Juan Larrea, quiso terminar con la ocupación realista en la isla. Fue recién en el combate de Martín García en 1815 que la tropa de Guillermo Brown logra expulsarlos. Desde entonces la isla quedó en manos de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
La disputa por la Banda Oriental culminó en 1825, cuando Brasil le declaró la guerra a las Provincias Unidas, bloqueó el Río de la Plata y tomó Martín García. Brown la recuperó y luego, entre 1826 y 1827, sus victorias reafirmaron nuestra soberanía.
Los ingleses también tuvieron su rol protagónico a mediados del siglo XIX cuando ocuparon la isla desde 1845 hasta 1850. Fue devuelta en 1852 a la Confederación Argentina.
A finales del siglo XIX el proceso de inmigración trajo enfermedades, epidemias y contagios. En esa época Martín García se convirtió en un centro de aislamiento para enfermos.
En 1870 se creó el Salón Urquiza, que funcionó como salón de fiestas y reuniones importantes. En 1920 sufrió un incendio que destruyó el interior casi por completo. Ese mismo año fue reparado y se agregaron ocho palcos. En 1933 fue convertido en cine.
Durante el siglo XIX la isla recibió amotinados, anti reformistas clericales, indios capturados en la Campaña del Desierto. En 1896 el presidio pasó a ser exclusivamente militar. En 1945 el general Juan Domingo Perón estuvo preso en la isla.
Sarmiento propuso a la isla Martín García como capital de los Estados Unidos del Río de la Plata
La propuesta se basaba en dos líneas de pensamiento. Por un lado, se inspiraba en el modelo de federación de los Estados Unidos, en el cual su capital, Washington DC, no depende de ningún estado.
Por otro, en la posición geopolítica de Martín García que, por su carácter insular e independiente, otorgaría a los tres estados (Confederación Argentina, República Oriental del Uruguay y Paraguay) igualdad para negociar la navegabilidad de los ríos Uruguay y Paraná y equilibrio para comerciar libremente.
Que Martín García se convirtiera en Argirópolis (del griego Άργυροπόλις “ciudad de la Plata”) también podría fin a la rivalidad entre Buenos Aires y Montevideo dándole importancia a Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos y Asunción. También, facilitaría la devolución de la isla, ocupada entonces por franceses.
Para Sarmiento, la división y las guerras civiles en las provincias argentinas entre unitarios y federales y el sitio de Montevideo, convertía a la región en presa fácil del Brasil, eterno rival del Plata. En 1852 cuando Juan Manuel de Rosas fue derrocado, la propuesta de crear Argirópolis quedó en el olvido.
Proximamente: La isla Timoteo Domínguez

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí