Agencia de la ONU alerta por crisis alimentaria en la frontera entre Venezuela y Colombia

0
3566
David Beasley, director ejecutivo del PMA, se reúne con refugiados venezolanos en Colombia - PMA/Daniel Rugholm

El Programa Mundial de Alimentos solicita fondos urgentes para llevar ayuda a los migrantes venezolanos y las comunidades de acogida. Un 90 % de los venezolanos no saben de dónde vendrá su próxima comida.

El Programa Mundial de Alimentos necesita urgentemente 46 millones de dólares para entregar comida a 350.000 venezolanos que han cruzado la frontera con Colombia.

Según las cifras del Gobierno colombiano, un millón de venezolanos han entrado al país y 660.000 se han quedado allí. El PMA estima que el 90 % de ellos no tienen garantizada su alimentación.

“Necesitamos los fondos urgentemente para poder llevar ayuda vital a las familias migrantes que han dejado sus hogares y no saben de donde vendrá su próxima comida. También necesitamos apoyar a las comunidades de acogida, muchas de ellas pobres, que han mostrado una gran generosidad mientras soportan la mayor carga de esta crisis”, explica Miguel Barreto, el director regional del Programa para Latinoamérica y el Caribe.

El Gobierno colombiano ha comenzado a registrar a los migrantes este mes. En algunas zonas fronterizas, los venezolanos ya son más de la mitad de la población.  Las Naciones Unidas han creado un plan de respuesta para hacer frente a la crisis. El PMA ayudará a comprar comida a los venezolanos que viven en albergues de forma temporal y apoyarán los comedores de las escuelas. También asistirán a las comunidades indígenas que están recibiendo a los migrantes.

La ayuda para comida consistirá en una transferencia de dinero de 96.000 pesos colombianos (35 dólares estadounidenses) al mes por persona, que se pueden usar para comprar alimentos en establecimientos locales. De este modo, los beneficiarios pueden elegir qué desean comer apoyándose en la economía local.

“Situación humanitaria preocupante”

Varias agencias de la ONU evaluaron la situación humanitaria en la frontera entre Venezuela y Colombia a finales de 2017 y concluyeron que es “preocupante”. La Organización Internacional para las Migraciones, el Programa Mundial de Alimentos y la Agencia para los Refugiados señalaron que los grupos más vulnerables son las mujeres, niños, y adolescentes.

  • El 90 % de las familias entrevistadas sufren la carestía de alimentos o en riesgo de sufrirla.
  • El 19 % de las personas recurren al trabajo infantil, la explotación sexual, la prostitución y la mendicidad para acceder a alimentos y recursos mínimos para sobrevivir.
  • El 80 % no tiene acceso a servicios de salud o medicinas.
  • La nutrición de niños, adolescentes y madres es muy precaria.
  • Menos del 3 % de los menores de 6 meses reciben lactancia materna exclusiva y tan solo el 7% de los niños menores de 2 años reciben alimentación suplementaria.
  • El 55 % de los niños y adolescentes procedentes de Venezuela no asiste a la escuela y el 7% de ellos ha caído en el trabajo infantil.

Ante este panorama, el Programa Mundial de Alimentos y Save the Children Colombia se han aliado para trabajar conjuntamente atendiendo a la población.

Además, de entregar comida a los escolares venezolanos y sus familias, facilitarán la integración de niños y adolescentes en el sistema educativo.

También revisarán la situación de las comunidades indígena Wayuu, que debido al enorme flujo de migrantes tiene menos alimentos disponibles.

Adicionalmente, informarán a las familias sobre sus derechos como retornados, refugiados o migrantes.

“Esta alianza es muy importante para nosotros porque nos permite aunar esfuerzos para responder al llamado del Gobierno frente a esta emergencia”, dijo Deborah Hines, directora del Programa Mundial de Alimentos en Colombia.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí