Intentar comparar a Wilson con Juan Sartori, es un agravio al caudillo y a los wilsonistas

Alem García intenta comparar a Sartori con Wilson y esto es una afrenta para alguien que luchó, arriesgó su vida y debió marchar al duro exilio por defender a la patria, mientras que Sartori el único riesgo que corrió en su vida fue ante algún negocio por distintas inversiones riesgosas realizadas en la bolsa., nada que beneficiara al pueblo en su conjunto como hizo toda su vida Ferreira Aldunate

6
Wilson Ferreira Aldunate (Foto archivo ICN Diario)

Por Raúl Vallarino.-

Debo decirlo desde el comienzo de este artículo; tenía un inmenso respeto por el Dr. Alem García y por ese sentimiento -él lo sabe- me preocupé hace dos años de invitarlo personalmente para el gran acto de conmemoración de los 33 años del regreso de Wilson a Uruguay en el histórico vapor de la carrera, Ciudad de Mar del Plata II.

El acto de ese año -16 de junio de 2017- en el Centro Gallego de Montevideo, iba a ser también un homenaje a esos 413 viajeros que a riesgo de represalias del gobierno militar, no vacilaron en acompañar al caudillo en el retorno en el ya famoso barco.

Alem García estuvo en la primera línea de los invitados, porque fue parte de esa imborrable travesía desde Buenos Aires a Montevideo. Allí estábamos en el “Día del reencuentro, juntos”, tal cual el eslogan de la convocatoria del acto realizado por Alianza Nacional y Jorge Larrañaga.

Hoy siento una enorme desilusión al leer declaraciones del Dr. García, donde inexplicablemente compara al enorme caudillo blanco, con Juan Sartori, que de Wilson no tiene nada y todo se convierte en un agravio gratuito a él y a todos los nacionalistas, más allá de si son wilsonistas o de otra corriente del Partido Nacional.

Alem García en declaraciones a Crónicas del Este, dice cosas que sostengo son una afrenta para alguien que luchó, arriesgó su vida y debió marchar al duro exilio por defender a la patria, mientras que Sartori el único riesgo que corrió en su vida debió ser ante algún negocio por distintas inversiones realizadas en la bolsa, nada que beneficiara al pueblo en su conjunto.

Dijo García en la entrevista: “Yo, salvando las diferencias de personalidad y de época, a veces lo miro a Juan y me hace acordar a Wilson Ferreira. Salvando las diferencias, por supuesto. Wilson era un político con una capacidad increíble, con una formación académica distinta a la de Juan…”.

Luego inexplicablemente agrega: “El punto de contacto es, justamente el carisma. El carisma de Juan es muy similar al carisma de Wilson. Son personas muy diferentes. Son incomparables, porque son personajes distintos y porque las épocas son distintas.
Juan Sartori tiene formación académica, es muy inteligente, es egresado Licenciado en Economía de una de las mejores universidades de Suiza y por un convenio de esa universidad con Harvard, Juan cursó el último año en Harvard. 
Es decir, Juan Sartori tiene una formación académica muy importante; Wilson también la tenía, pero de caracteres son muy diferentes; pero tienen en común lo que tú acabas de decir: el carisma. Ese carisma que demostró Wilson en la campaña del 71, que despertaba la admiración, el aplauso, el abrazo, la confraternidad… Wilson era un fenómeno; donde él estaba, surgía la magia… Juan Sartori en ese aspecto logra lo mismo: vaya a donde vaya, en cualquier lugar de la república, despierta la admiración de gente veterana, de mediana edad, de jóvenes, hasta los niños quieren hablar con Juan, sacarse fotos con él…”, sostiene García.

Discúlpeme doctor; pero Sartori no tiene el carisma de Wilson porque el caudillo fue único, irrepetible, tenía discurso, sabía de lo que hablaba, cautivaba a todos con su oratoria que no tiene ningún punto en común con su protegido. Wilson dialogaba con la gente en sus discursos y lo hacía con enorme elocuencia, con sentido, con emotividad y con una gracia que le nacía desde el alma y todos nos emocionábamos. Sartori habla en  un  tono lineal que pretende ser  entrador  sin lograrlo , mientras que el público espera la  frase genial que nunca llega.

Decir que el carisma es similar es una ofensa inmerecida a Ferreira Aldunate.

La oratoria de Sartori es anodina, sin matices, inexpresiva y la mayoría de las veces peca de una soberbia imperdonable.

No se puede comparar a quien luchó por la patria y dio el memorable discurso en el Senado, cuando en julio de 1973 los militares estaban a punto de terminar con la democracia. Nadie podrá imaginar  a Sartori, emocionando a todos en un momento como ese.

Hablar de logros académicos de ambos, estaba fuera de lugar doctor García. Se podrán tener muchos estudios universitarios, pero eso no logra “culturizar” a ciertas personas. Recuerdo la surrealista presentación en política en el teatro Metro de su candidato, cuando aseguró “recordar” haber leído una frase del Quijote: “Ladran Sancho, señal que avanzamos”; tan lamentable fue escucharlo, como saber de siempre, que esa frase no aparece en ninguna parte de la inmortal obra de Cervantes y citarla como parte de ese texto es una aberración. Difícil recordar algo que nunca se leyó, pero Sartori lo hizo.

Es un dislate tan lamentable que primero se intentara decir que Sartori era la reencarnación de Aparicio Saravia y ahora compararlo con Wilson, es como una gran burla a los votantes del Partido Nacional.

Tal vez usted no lo recuerde, pero Sartori ninguneó a Wilson y a Herrera. En una entrevista en El Observador expresó que nunca seguiría sus ideas porque representaban el pasado. Ignorando que sus grandes legados son aplicables hoy y mañana. Eran ambos visionarios con proyección al futuro.

Para finalizar, Wilson no es comparable con nadie, es único, querer hacerlo es un agravio a él y a todos los wilsonistas.

 

 

 

6 Comentarios

  1. Bueno, este Sartori, un analfabeto con plata, dijo al presentar el libro sobre su vida que seguramente él no escribió y pagó a otro para que se lo escribiera, una frase que demuestra su incultura: “Voy a ‘inaugurar’ un libro”.
    Todo dicho.

  2. Wilson nació y murió blanco. Llevaba en el alma a su patria y a su partido. Dejó todo por esas dos cosas. Fue traicionado y sin embargo en horas dificiles con gran desprendimiento presto su invalorable ayuda a la reconstruccion nacional. No debemos permitir que se le falte el respeto de esta forma. Esta en nosotros cara a cara hacerselos saber a Garcia y Alonso que solo buscan lo que nunca le importó a Wilson.

  3. Wilson es la antítesis de ese personaje que no quiero ni nombrar porque aseguran que si se dice su apellido le cae una desgracia al que lo nombra porque es un mufa.
    Es un agravio de Alem García comparar a un grande como Wilson con este personaje oscuro.

  4. Canallas!!! Wilson los expulsaría del partido por mentirosos y oportunistas.
    Después de destruir a los uruguayos con la marihuana, el Sartori le entrega a personas de la tercera edad la MEDICFARMA, para que aparezcan posando para la foto y que será válida si sale presidente. Debería estar preso

  5. El reencarnado en Isidoro Cañones anda mostrando un tarjetita de servicios médicos que dará si es presidente y la gilada compra la farsa de una promesa que no tiene respaldo, salvo que le creas a un tipo que te vende la marihuana que destruye vidas y por otro dice que va a cuidar tu salud.
    Ni para atarle los zapatos a Wilson sirve el paracaidista.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí